Blogia
Haddharamma

Miles de dramas

Miles de dramas Es imposible imaginarse el drama, las implicaciones de 200 muertes y 1400 heridos, multiplicada por el dolor de sus familiares y conocidos. Uno sólo puede asimilar los dramas individuales, las muestras personales personales de dolor, los testimonios repetidos de los testigos que han tenido el valor de contarlo.

Me quedo con los relatos de quienes acudieron a ayudar y cuentan que tuvieron que apartar cadáveres para auxiliar a los heridos debajo, quedándose con miembros y trozos de cuerpos en la mano al tirar. Aquella víctima que en sus últimos momentos de agonía gritaba: "¡Me muero! ¡Quiero ver a mis hijos!" Aquella otra mujer que ha perdido a toda su familia.

Pero por encima de todo, lo que me produce más horror es la escena que se encontraron los miembros de rescate y asistencias cuando, una vez evacuados los heridos, volvieron a los vagones para comenzar a retirar los cadáveres. Todos habríamos pensado en el terrible silencio que habría amordazado la escena. Pero no, el silencio estaba continuamente acuchillado por los sonidos de llamada de los teléfonos móviles, cuyos dueños ya no podrían atender nunca más. Llamadas de los familiares desesperados y temiéndose lo peor, desgarrándose poco a poco la esperanza contra el muro de silencio. En algún caso contestó algún policía nacional, qué sinistra resultaría la voz para la persona al otro lado del teléfono, que esperaba encontrar la voz de su ser querido.

Esos móviles que sonaban...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres