Blogia
Haddharamma

Entre copas

En el fondo yo creo que todo ha sido culpa del mal tiempo.

El domingo fuimos a ver Entre copas. No diré que sea mala. Sosa, aburrida, lenta, sobrevalorada, fea, fallida, interminable... eso sí. En el lenguaje políticamente correcto, al salir de la sala se suele decir aquello de "Bueno, la fotografía era bonita". Pero tampoco. Abuso de la exposición quemada (para simular un tiempo veraniego con mal tiempo) y del difusor. Tiene buenas intenciones, pretende ser una comedia con cierta profundidad... Pero para resumirlo: aburre a las almejas.

Encima la promoción la ha vendido como una típica comedia de desmadre americana, atrayendo a un público de encefalograma plano que se reía sólo con las bromas más simples y groseras (o peor aún, con las escenas que pretendían ser trascendente, tomándolas por cómicas por falta de entendederas). La sala parecía un establo, llena de niñatos rebuznando con las gracias más bobas y previsibles, engullendo palomitas como cerdos, hablando en voz alta durante los diálogos más (pretendidamente) trascendentes...

Como decía, todo fue por culpa es del mal tiempo. Por el mal tiempo este finde apenas he salido con Inma. Por el mal tiempo, sus padres también estaban acantonados en casa, así que no había más remedio que salir. Con el tiempo que hacía, no era como para irse a pasear, así que sólo nos quedaba ir al Larios, cenar algo y luego al cine. No es que estubiera abarrotado, pero todo el mundo que quería salir ayer tomó la misma (única) opción que nosotros. Probablemente las salas con películas de acción para tontos estaba llenas, así que algunos se metieron a ver ésta para echarse unas risas.

Como el frío da hambre, y el género de ganado que nos invadió no conocía modales, la sala era un crepitar de tarugos rumiando palomitas, revolviendo dentro de ruidosas bolsas de plástico y graznando a voces. Por termino medio un pelma de butaca tarda de 35 a 50 minutos en acabar sus palomitas o aburrirse de ellas. Pero claro, si a los 20 minutos de película te entra una manada de adolescentes en plena efervescencia hormonal que llegan tarde, el contador se vuelve a poner a cero. Sé que no tengo un fundamento científico, pero también le voy a echar la culpa de esto al tiempo.

Ya voy acabando. Con el mal tiempo Inma había cogido un catarro, entró pacucha y le dio el bajón (trentayocho con seis de fiebre) en plena película, que fueron dos horas de sopor interminable. Cuando por fin se acabó Inma se mareó al levantarse, la pobre iba temblando y casi la tengo que llevar a cuestas. Y eso que vive casi al lado.

¿Habéis llegado hasta aquí? ¿Queda alguien despierto? Ah, mira, queda uno. Pues, ¿ves como tenía yo razón con lo del tiempo?

Epílogo. Dejé a Inma en camita encomendada a San Ibuprofeno. Me prometió que al día siguiente no iría a trabajar, pero como es una niña responsable, no me hizo caso y fue. Por la tarde le volvió a subir la fiebre, y buscando un taxi se tuvo que volver solita por medio centro con treinta y nueve de fiebre y sin poder tirar de las piernas.

P.D. En fin, una de las pocas ventajas que tiene el mal tiempo es que te puedes desahogar echándole la culpa de todos los demás males...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

DrPepix -

Lo primero, que se mejore Inma, el cine y la palomitas (las de caramelo del Larios están bien, pero me gustan más las de color tostado).

Lamento que hayáis estado expuestos a semejante bestiario... además del público, claro. Yo como palomitas sólo de tarde en tarde, pero sé que el comentario no iba de eso. Iba del tiempo.

Ah... el tiempo... ese extraño elemento que... pero mejor será que lo cuente en mi BLO un día de estos :) aunque para que no quede así la cosa, diré que el tiempo se curva a los 6 meses, por lo que no es posible ver más ni hacia el futuro ni hacia el pasado.

En cuanto al cine, creo que ya lo dejé claro en su momento, pero por si acaso lo repito: raras excepciones hacen que merezca la pena ir al cine, y "Entre coplas" no parece ser una de ellas. Lástima, porque un amigo de Dorremifa nos la había recomendado. Ahora sé que sus gustos y los nuestros van a diferir.

Epaminondas Pantulis -

Bueno, yo soy un palomitero, un pelma de butaca más. De hecho no concibo ir al cine si no es para meterme en una sala a comer palomitas y alguna que otra chuchería, y si es viendo una peli de superhéroes mejor que mejor.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres