Blogia
Haddharamma

Vacaciones Santillana

Vacaciones Santillana Hablaba hace una semana de la ligereza de las noticias veraniegas. Pues lo mejor estaba por venir. Menudo jaleo se ha armado porque las ministras del gabinete del gobierno socialista se han prestado a posar en La Moncloa para la revista Vogue vestidas con trajes de modistos famosos. Desde la derecha (y parte de la izquierda) les han criticado por todos los ángulos.

En el PP, faltos todavía de argumentos sólidos con que atacar al gobierno PSOE (tan joven que todavía no ha tenido tiempo de cometer errores serios), hasta han planteado llevar la cuestión al Congreso. Y digo yo, si tantas ganas tienen de volver, ¿por qué no llevan a Aznar a declarar en la comisión del 11-M? Así de paso le daría un poco el aire, que huele a rancio desde hace tiempo en el partido.

Lo que más me ha llamado la atención es que denuncien la frivolidad de la iniciativa. Pues qué quieren que les diga: a mi la frivolidad y superficialidad me parecen la esencia de la moda. ¿Están denunciando a las ministras o a la moda en sí?

Claro que podría ser peor. Como Berlusconi, que para mejorar su mala imagen (de fascista), se ha puesto a dieta y se ha hecho unos arreglillos. Concretamente un transplante de cabello, y una operación de cirugía estética para reducirse las bolsas debajo de los ojos.

Aun así se las ha apañado para robar de tiempo para poder ocuparse de los asuntos de estado. Se ha reunido con Tony Blair, pero les han amargado la reunión con dos bombas que unos terroristas traviesos habían colocado por allí.

Hablando de Blair, a este sí que le han aguado las vacaciones. Un policía distraido envía por fax a la prensa los detalles de sus vacaciones. No ha sido ninguna sorpresa que algún fanático aprovechara para intentar atentar. Aunque ni por ésas se ha rajado Blair. Por ahora parece que continuará el descanso con su familia en una lujosa villa cercana a la de Berlusconi. Cosas de ricos.

A Bush, que es un profesional del tema y vive en permanente estado de vacaciones, le organizaron una proyección de la película Fahrenheit 9/11 al lado de su rancho. Acostumbrado a que le fastidien sus eternas vacaciones Disney, no se deja intimidar y entre siestas y golf, sale de vez en cuando a decir una tontería, como lo de volver a insistir -y dale pedales- con su proyecto de seguir jugando a la Guerra de las Galaxias. ¡Lo quiero, lo quiero y lo quiero! Ya no quiero mis demás juguetes, quiero ÉSTE. ¡Mami, mami, cómpramelo! Anda porfa porfi, ¿me lo compras, sí?

Otro más al que le han amargado las vacaciones es Aznar. Al pobrecito lo han despojado de su medallita del Congreso, que le hacía tanta ilu y se la había pedido para los próximos Reyes Magos. Eso le pasa por querer destacar y no conformarse con un medallón gordo de oro del Jesús del Gran Poder, que está ahora tan de moda.

Zapatero, al menos tiene la discrección de mantenerse ajeno a todo en sus vacaciones en Menorca, salvo por la obligada reunión estival de protocolo con el Rey.

Claro que no todo van a ser tonterías y frivolidades. Schroeder y su esposa han adoptado una niña rusa de tres años. Me parece pero que muy bien (y esto es lo primero que digo sin ironía en esta entrada).

En fin, con tanta banalidad en la política, yo me quedo con las vacaciones Santillana de andar por casa, que uno también tiene sus obligaciones pendientes.

P.D. ¿Y Franco, qué opina de todo esto?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres