Blogia
Haddharamma

Con la muerte en los talones

Con la muerte en los talones Y seguimos con nuestra actualidad veraniega repleta de noticias asombrosas.

Ley en el Diario Sur, que ayer estuvieron haciendo prácticas con un hidroavión de los de ayuda a la extinción de incendios.

Perfecto. Bueno, si no fuera porque se pusieron a hacer vuelos rasantes en la mismísima playa de Los Álamos, que estaba alicatada de gente dormitando en la orilla y bañándose en el agua.

No sé a quién se le ocurrió ponerse a hacer prácticas de carga y descarga de agua en la misma playa. Estos aviones no se regulan por las normas de aviación civil, sino militar, mucho más permisivas (viene a ser como la diferencia entre las normas de circulación en coche para un ciudadano de a pie, y las de un tanque matando iraquíes o palestinos). De lo contrario, habrían tenido que dar más explicaciones.

Según los pilotos, no pasaron tan cerca de la gente, y si lo pareció es por un efecto óptico de la perspectiva, que resulta engañosa por el tamaño del avión. Pero a los bañistas seguramente se les debió quedar el mismo cuerpo que a Cary Grant en "Con la muerte en los talones", cuando lo perseguía aquél avioncito tan mono va volando por... que viene para... que parece que viene hacia... ¡CORRE CONCHA, QUE SE NOS VIENE ENCIMA!

¡Pabernos matao!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Epaminondas Pantulis -

Vi un avión similar haciendo acrobacias sobre el agua a muy baja altura en la playa de La Herradura hace un mes, más o menos. No me percaté que se trataba de un hidroavión, pero me pareció verdaderamente alarmante.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres